¿Tristeza o Depresión?

La tristeza es una emoción humana y natural que todas las personas experimentamos en alguna ocasión. A veces esta tristeza nos acompaña durante un tiempo más largo de lo normal, como cuando nos enfrentamos a un duelo por la pérdida de un ser querido, a alguna dificultad económica o a una enfermedad, pero aún así podemos seguir llevando una vida normal. Pero ¿qué ocurre cuando esta emoción se cronifica, pasa a ocupar la mayor parte de nuestros días y empieza a afectarnos a nivel familiar, laboral y relacional? Cuando esto ocurre, es probable que nos encontremos ante algo más grave como una depresión, y entonces sería necesario buscar ayuda profesional.

Según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizados en 2015, se calculó que la depresión es la primera causa de discapacidad a nivel mundial, siendo en todo el mundo más de 322 millones las personas que padecen esta enfermedad. Estos datos son bastante alarmantes, pero por suerte en la actualidad existen múltiples terapias psicológicas que han probado ser muy eficaces para tratar esta patología.

Por lo general, la depresión no sólo se trata de un estado de ánimo bajo o triste, a veces la persona no se siente triste, pero ha perdido el interés o la capacidad de experimentar placer con cosas que antes le satisfacían. Junto con estos cambios, además, aparecen otros síntomas que son los que diferencian la mera de tristeza de algo más patológico. Estos síntomas suelen pasar más desapercibidos pero que afectan de manera muy negativa y significativa a las personas que lo padecen, y deben tomarse en consideración a la hora de valorar un posible problema depresivo. A continuación, se resumen algunos de ellos:

Otros Síntomas relacionados con problemas depresivos:

  • Pérdida (sin dieta) o aumento importante de peso, o disminución o aumento del apetito
  • Dificultad para dormir, o aumento considerable de las horas de sueño
  • Agitación o retraso psicomotor
  • Fatiga o pérdida de energía casi diaria
  • Sentimientos de inutilidad y culpabilidad
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones
  • Pensamientos recurrentes relacionados con la muerte

La presencia de algunos de estos síntomas no implica por sí mismo que se padezca una depresión, pero si se presentan varios de ellos podría ser indicativo de que existe algo más que una simple “mala racha”. También es muy importante la prevención cuando hablamos de los trastornos del estado de ánimo, por ello, sería muy recomendable buscar ayuda en cuanto algunos de estos síntomas empezasen a aparecer, y no esperar hasta que el problema se haya vuelto insoportable. Se calcula que las personas que se encuentran actualmente deprimidas tardan una media de 4 años en pedir ayuda, lo que significa que pasan muchos años sufriendo en silencio.

Desde ExploraSalud aconsejamos a todas aquellas personas que se encuentran en una situación similar que busquen ayuda psicológica para que puedan volver a encontrar el equilibrio y el bienestar que merecen.

Para cualquier duda, pónganse en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarle.

 

María Aguayo Orti – Psicóloga, Nº Colegiada AN09924

Tlfn.: 635 57 24 06

Correo: aguayo@explorasalud.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.