¿Qué es la Manipulación Visceral?

¿Qué es la Manipulación Visceral?

La vida y el movimiento están interrelacionados. Aunque podemos tener movimiento sin vida, no podemos tener vida sin movimiento. De hecho esto, el arte japonés lo deja plasmado en sus obras, representando a la vida mediante un río y a la muerte mediante un estanque.

Tienen especial importancia los movimientos (no visibles normalmente) que tienen lugar dentro del cuerpo humano. Tales como la movilidad de los intestinos o las contracciones rítmicas del corazón.

El sistema visceral depende de la sincronicidad interconectada entre los movimientos de todos los órganos y estructuras del cuerpo. Pero cuando un órgano no puede moverse en armonía debido a un tono anormal, adherencias o desplazamientos, éste trabaja contra otros órganos y músculos, membranas, fascias y estructuras óseas del cuerpo. Esta disarmonía crea fijaciones, puntos anormales de tensión que hacen que el cuerpo se vea forzado a moverse entorno a ellos. Y esta irritación crónica, sucesivamente, prepara el terreno para enfermedades y disfunciones.

Imagine una adherencia alrededor de un riñón. Puede crear un eje modificado que demanda una acomodación anormal para las estructuras corporales vecinas. Por ejemplo, la adhesión puede alterar el movimiento del músculo Psoas, lo cual puede a su vez crear un desequilibrio en la columna vertebral y, con el tiempo, posiblemente desarrolle una relación disfuncional con otras estructuras.

Este ejemplo destaca sólo una de los cientos de posibles lesiones de una pequeña disfunción (multiplicada por miles de repeticiones cada día).

Gracias a la dedicación de Jean-Pierre Barral, osteópata y fisioterapeuta, los terapeutas manuales pueden hoy en día usar el movimiento rítmico del sistema visceral como importante herramienta terapéutica. Las investigaciones y el trabajo clínico con las vísceras realizado por Barral le llevó al desarrollo de una forma de terapia focalizada en los órganos internos, su entorno, y sus influencias potenciales en diversas disfunciones estructurales y fisiológicas. El término acuñado para esta terapia fue Manipulación Visceral.

Jean-Pierre Barral

La Manipulación Visceral se basa en la palpación de las fuerzas normales y anormales dentro del cuerpo. Usando técnicas específicas, el terapeuta puede evaluar como interactúan las fuerzas corporales que están en movimiento. El objetivo es ayudar a que las fuerzas normales del cuerpo eliminen los efectos anormales, cualquiera que sea su origen.

Sus efectos pueden ser globales, abarcando diversas áreas de la función corporal.

¿Cómo puede ayudarte la Manipulación Visceral?

La Manipulación Visceral es usada para localizar y solventar problemas en cualquier parte del cuerpo. Estimula tus propios mecanismos naturales para mejorar el funcionamiento de tus órganos, disipa los efectos negativos del estrés y aumenta la salud general y la resistencia a enfermar. Así que esta técnica puede ayudar en multitud de casos como el dolor lumbar, tendinopatías, adherencias de cicatrices, problemas de rodilla y un largo etc…

¿Es dolorosa la Manipulación Visceral?

La Manipulación Visceral en sí es suave y muy respetuosa con la fisiología del cuerpo, por lo general los pacientes suelen sentir una profunda relajación y bienestar. No obstante en algunos casos se puede sentir una sensación de tirantez y disconfort (la fascia corporal reajustando), que los sucesivos días se irán atenuando o desapareciendo.

 

 

¿Cómo actúa la Manipulación Visceral?

La Manipulación Visceral está basada en la aplicación de fuerzas manuales suaves muy específicas que estimulan la movilidad normal, el tono y el movimiento de una víscera y sus tejidos conectivos. Estas manipulaciones pueden potencialmente mejorar el funcionamiento de órganos individuales, la función de sistemas de órganos, y la integración estructural de todo el cuerpo.

Armonía y salud existen cuando el movimiento está libre y las interrelaciones están en equilibrio (cuando el movimiento no está dificultado, sobrexcitado, deprimido o en conflicto con otras estructuras vecinas y su movilidad). Los terapeutas usan la Manipulación Visceral para valorar las actividades funcionales dinámicas así como las estructuras somáticas que realizan actividades individuales. También evalúan la calidad de las estructuras somáticas y su función en relación al diseño armonioso global, usando el movimiento como indicador para determinar esta calidad.

Debido a las delicadas y a menudo fuertes reacciones naturales de los tejidos viscerales, fuerzas y precisas, bien dirigidas, obtienen grandes resultados. Como ocurre con otros métodos de manipulación que afectan internamente al cuerpo, la Manipulación visceral trabaja sólo ayudando a los mecanismos autocorrectivos que ya están presentes. De este modo, los terapeutas entrenados pueden estar seguros de que están beneficiando al cuerpo en lugar de añadirle más lesiones o desorganización.

 

¿Mi experiencia con la Manipulación Visceral?

Llevo trabajando más de 8 años con la Manipulación Visceral y por mi consulta han pasado multitud de pacientes que han sido tratados con dicha técnica. La realidad, es que esta técnica me ha permitido solucionar problemas que otros muchos compañeros y otras técnicas no han conseguido.

Es una técnica tan sutil que parece mentira que con tan poco el cuerpo pueda realizar unos cambios tan grandes. Lo cual no deja de confirmar que el cuerpo es maravilloso y tiene una capacidad de autoregulación increíble siempre y cuando se toquen los puntos necesarios que hay que tocar.

Gracias a ella, he podido quitar algunas migrañas, hernias de hiato, mejorar tránsitos intestinales y un largo etc…, no sólo problemas músculo-esqueléticos porque como comentaba anteriormente en este post, la prioridad de la Manipulación Visceral, es devolver la armonía o equilibrio al cuerpo.

¿Son todas las manipulaciones viscerales iguales?

A lo largo de mi experiencia como terapeuta manual, me he encontrado a pacientes que ya habían sido tratado previamente con Manipulación Visceral por un osteópata.

La realidad, es que la persona que desarrolló la Manipulación Visceral es Jean-Pierre Barral y las distintas escuelas de osteopatía han ido bebiendo de su trabajo. Esto hace que la técnica no sea ni por asomo tan sutil, ni refinada como la que realizamos las personas que nos hemos formado con el Instituto Barral. De hecho, ha habido pacientes que después de tratarles con «nuestra» Manipulación Visceral nos han referido que era diferente la experiencia vivida anteriormente,  que esto era más suave y agradable, que habían notado muchos más cambios y relajación.

Si queréis saber más sobre toda mi formación pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.