Estrés Post-Vacacional

¿Qué es el Estrés post-vacacional?

Se suele llamar estrés, depresión o síndrome post vacacional a la sensación de ansiedad y presión emocional que se manifiesta al tener que retomar las tareas laborales después de un período de vacaciones.

Aunque la comunidad científica no manifiesta consenso sobre la existencia de este “síndrome postvacacional” como un trastorno patológico o enfermedad, el impacto en las personas, en períodos como el mes de septiembre, es más que real.

Vivimos en una sociedad donde el trabajo es una actividad obligada que nos hace sacrificar nuestro tiempo personal. Por eso, es  vivido como una actividad negativa. Esto se suma a que, en muchas ocasiones, las condiciones laborales pueden ser especialmente estresantes, teniendo largas jornadas o una dedicación intensa, con presión de parte de superiores, y una alta exigencia en las tareas. También, puede que sean poco creativas y que estén desconectadas de nuestra verdadera vocación. Todo esto contribuye a la aparición de estrés.

El estrés es una respuesta natural de nuestro cuerpo para adaptarse a las demandas del ambiente. Tras las vacaciones, pasamos de un estado de tranquilidad y descanso a un entorno de alta exigencia. Nuestro cuerpo se activa sobremanera experimentando reacciones físicas, conductuales o mentales que aceleran sus funciones para responder a la demanda laboral, manifestándose así el llamado estrés post-vacacional.

¿Cuáles son los síntomas del estrés post-vacacional?

Algunos los síntomas que se pueden manifestar son:

Malestar, ansiedad, inseguridad para afrontar las tareas, fatiga, problemas estomacales, taquicardia, falta de interés, cansancio, tristeza, disminución del rendimiento, palpitaciones, sudoración, aumento de las frecuencias respiratoria y cardíaca o presión en el pecho, temblores, cambios de humor, etc. Si estos cambios adaptativos se perpetúan más allá de unos días, puede aparecer un síndrome de ansiedad generalizada o el trastorno de estrés crónico que se hará manifiesto con un cuadro clínico evolucionado y que requiere tratamiento por parte de especialistas.

 

Recomendaciones para prevenir y mejorar el estrés post-vacacional

Desde Explora Salud te recomendamos que, para que puedas llevar mejor esta etapa, cuides tus horas de descanso de manera especial en estos días y practiques ejercicio físico para poder liberar el estrés acumulado en exceso; es positivo que hagas un regreso progresivo a la rutina, con un nivel de exigencia adaptado a este período de transición, y que prestes atención a los pensamientos recurrentes, repetitivos y negativos que pueden surgir a la hora de emprender tareas. Haz paradas y descansos en el trabajo y se paciente contigo mismo, estos días el cerebro se está adaptando. Si notas que estás entrando en un estado de saturación haz actividades que te relajen, habla con amistades, escucha música, da un paseo, o practica algo deporte.

 

Maria Filigrana García

Psicóloga en Explora Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.